Mi nombre es Todopoderos, Dios Todopoderoso

 

Buenos días:

Tal como decía Planck, de añadir de manera muy aguda, Dios para los que creen está al principio, es decir, es el origen de las cosas; mientras que para los científicos está al final, es decir, que tras analizar la realidad y las fuerzas o eventos que la componen no queda otra idea que afirmar en la existencia de el famoso "diseño inteligente" del Cosmos. Pero hoy no vamos a hablar sobre si existe Dios o no, entre otras cosas porque no me considero experto en el tema: ahora bien, si estáis muy interesados en este tema os dejo un vídeo genial sobre un encuentro que sostuvieron sobre este tema el filósofo Bertrand Russell y el Obispo Coplestone, considerado como uno de los mejores debates sobre la existencia de Dios de la historia: por cierto, sería interesante que aprendiésemos todos a cómo se discute con otra persona con argumentos, sin recurrir a  ninguna descalificación personal y sin ridiculizar al otro:

Pero como os decía, no es éste el tema que quiero tratar hoy, si no uno más "prosaico" y en cierta manera relacionado con el mundo del misterio, y como siempre, dándole un toque histórico al tema: hoy vamos a hablar de Dios encarnado, y no nos referimos a Jesucristo.

Yo soy Dios:

A parte de que creo que todos coincidimos que Morgan Freeman es Dios, a lo largo de la historia han sido muchos los que se han declarado Dios. Está claro que todos tenemos en la mente a uno, Jesucristo, aunque si se estudia un poco la historia, no desde siempre fue tomado Jesucristo en su faceta divina. En su caso, hasta el concilio de Éfeso, en el 431 de nuestra era, cuando se aclara este punto, condenando de paso a los Nestorianos, cuya idea es que Cristo era un hombre "portador" de Dios, es decir, era un "poseído por Dios". Otro tema interesante que dejaré encima de la mesa por si en un futuro lo volvemos a tocar.

Pero no me quiero ir por las ramas, y os voy a contar algunas personas que han declarado ser Dios Todopoderoso en la Tierra, con mayor o menor suerte, así que vamos allá:

Vissarion (Segey Anatolyevitch Torop):

Nuestro primer candidato: es  ruso, nacido en 1961: era agente de tráfico pero en 1991 cayó en la cuenta de que lo que realmente era: Dios, para ser exacto Jesucristo. Si bien para él no es Dios, sí es su palabra. Formó la Iglesia del Último Testamento, y proclama el veganismo y sus esfuerzos por impedir el fin de los tiempos. En noviembre de 1993 predijo el Apocalipsis, pero no acertó demasiado con la fecha y estuvo detenido por atacar una iglesia ortodoxa.

2. Mitsuo Matayoshi:

Este anciano con cara decidida nació en 1944, y tras estudiar profundamente la religión cristiana, descubrió (¡cómo no!) que efectivamente era Cristo y Dios,

Se hizo llamar "El Dios Único Mitsuo Matayoshi Jesucristo" y su religión combina la parte espiritual y la política. Pensándolo bien, ¿qué religión no lo hace?.

Formó un partido político llamado Partido de la Comunidad Económica Mundial, y su plan es llevar al planeta al Juicio Final, primero llegando al poder en Japón y con posterioridad ostentando el cargo de Secretario General de las Naciones Unidas. Por ahora sigue en su misión, con poco éxito por cierto.

3.- Wayne Brent:

Nacido el 18 de Mayo de 1941 en Nuevo Méjico, tuvo su "epifanía" en el año 2000. a los 59 años, cuando en su dormitorio se le apareció Dios que le dijo que era el nuevo mesías.

Desde entonces Wayne afirma ser la "corporización de Dios, divinidad y humanidad combinadas". Su iglesia, de la que es líder, se llama la Iglesia de Nuestro Señor Rectitud.

Pero este individuo, y su supuesta rectitud, cumple una pena de 18 años de prisión por abusar sexualmente de un niño. Sin comentarios.

4.- Alan John MIller:

Australiano nacido en 1964: era testigo de Jehová hasta que supo que no, que él mismo era la reencarnación de Jesús.

Como buen reencarnado recuerda toda la crucifixión, además de haber conocido a personajes influyentes como Platón y Aristóteles (por lo que se ve, además es viajero en el tiempo). Eso sí, el arameo se le había olvidado durante la reencarnación.

Para que no nos falte de nada, su pareja (Mary Suzanne Luck) dice ser la reencarnación de María Magdalena: su secta se llama "Divina Verdad" y predica el fin del mundo: si queréis saber cómo va a acabar, sólo tenéis que ver la película 2012.

5.- Jehovah Wanyonyi:


Nacido en Kenia, en 1924, asegura que el monte Elgon cercano a su casa es el monte Sión.

En este caso, amigos, estamos ante el mismísimo Dios, y dice que Jesucristo es uno de sus hijos, más que nada porque D. Jehovah tiene 25 esposas y 95 hijos, vamos, que no ha perdido el tiempo.

Entre otras cosas afirma poder curar el SIDA: fundó la Iglesia de los Israelitas Perdidos, y entre sus peticiones está la que hace al gobierno keniata, al que pide 34,6 millones de dólares en concepto de mantenimiento de Corte Celestial. Es mi héroe.

Podría seguir con otros ejemplos, pero si ya habéis leído algunas entradas de este Blog, sabréis que me gusta irme atrás en el tiempo, y he encontrado otra curiosa reclamación de Divinidad.

"Ha surgido el nuevo mesías":


En el diario Ahora, en su número del 22 de abril de 1932, en su página 12, teníamos este curioso titular. Nos hablaba del señor de la foto de la derecha, llamado Shri Meher Baba: de todas maneras, ¿qué lugar más espiritual para encontrar a Dios que la India?,

Según refería el diario, este profeta indio estaba en Londres (curiosamente compartió medio de transporte con Gandhi), proclamando su divinidad después de haber sido besado por una "santona" de Paoma.

Una de las características más curiosa, y que en cierta manera lo hace más creíble, es que no hablaba: se comunicaba inicialmente con una tabla y al final con gestos, pero desde 1925 permanecía en silencio.

Su "epifanía" particular ocurrió un día de 1918 en el que una vieja santona llamada Baba Jan: ésta lo hizo llamar a su presencia, y le besó: a través de este beso "Shri Meher se sintió automáticamente vinculado con la fuente primera de toda sabiduría y de toda bendición".

Para terminar "su formación" acudió por orden de Baba Jan a ver al gran jefe espiritual Upsaani Maharaj, que lo instruyó durante 7 años.


Nuestro "Dios" también abogó por el encuentro entre Oriente y Occidente: en los años 60 realizó reuniones con miles de sus seguidores donde proclamaba la unión de todos los hombres. A mediados de esa década, se reunió con varios líderes del movimiento hippie, tan de moda en aquel tiempo: les indicó (siempre por señas, eso sí) que Dios nos e encontraba en las drogas, ya que si así fuera "Dios no sería digno de ser Dios".

Nuestro Dios particular murió el 31 de enero de 1969, pero antes de hacerlo dijo: "Cuando yo abandone este cuerpo, permaneceré en el corazón de todos aquellos que me amen. Yo nunca moriré: ámenme, obedézcanme y me encontrarán".

Conclusión:

Si la búsqueda de una razón última ha caracterizado al ser humano desde el principio de los tiempos, también el hecho de proclamarse divino también lo ha hecho. Puede que ahora la declaración de Divinidad propia se esconda tras un velo de "influyentes influencers", pero el fin es el mismo: ser obedecido y amado, porque si no... 

Os dejo las fuentes en las que me he basado para realizar la entrada y hasta la próxima:



Comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre las pasiones ardientes

La Mala Follá y los extraterrestres gigantes.