Una visión sesgada

 

Buenos días:

No me planteé este Blog como un lugar donde analizar sucesos que fueran "de actualidad", pero he de reconocer que el famoso caso Ummo, en todas sus variantes, merece un punto y aparte. Así que me he decidido a dar un paso adelante y hablar un poco sobre el tema, pero quizás desde otro punto de vista. 

No hace mucho se ha estrenado en una plataforma de televisión una serie dedicada a este episodio (para algunos uno de los más trascendentales) de la historia de la ufología en España. A partir de esta serie, se ha ido derivando múltiples opiniones sobre el fondo y la forma de la serie: se ha vuelto a revisitar todo el caso, y numerosísimos investigadores de lo paranormal, cada uno desde su perspectiva, ha dado su opinión sobre el mismo. No es mi intención decir si estamos ante un fraude perfectamente orquestado, o si es una realidad que se intenta disfrazar de fraude, pero sí me voy a fijar en uno de los puntos que quizás llama más la atención en este cuadro general, y que en numerosas ocasiones se ha venido manifestando. Y esa cuestión no es otra que cómo fue posible que personas con alto nivel intelectual, expertos en ufología, y con capacidad investigadora demostrada "fueran engañados" de una manera tan aparentemente "sencilla". No voy a decir que lo sé, pero voy a aventurar una posible explicación, y de paso, hablaré de uno de los principales enemigos de cualquier aproximación a un problema, los sesgos.

¿Qué es un sesgo?:


Tal como vemos a la izquierda, el sesgo no es más que un error de base que nos hace o bien no tomar en cuenta o tomar demasiado en cuenta algunas de las opciones que se presentan antes de realizar cualquier juicio.

Sería tener un juicio "viciado" y por lo tanto termina influyendo en toda la capacidad que tenemos de juzgar un asunto determinado. Dentro de los sesgos que existen vamos a centrarnos en los sesgos denominados cognitivos (otros tipos de sesgo, como los de investigación, los trataremos en otra entrada del blog). 

El Sesgo Cognitivo:

El sesgo cognitivo es un error sistemático (es decir, se presenta siempre) sobre la percepción de lo que recordamos, pensamos o enjuiciamos y que además aparecen sin que las personas que lo padecen sean conscientes del mismo.

Realmente los sesgos no son más que una consecuencia de nuestra neurología: creo que es de todos conocidos que el cerebro es un poco "vago" y le gusta "trabajar" poco, por lo que tiende a simplificar la información que procesa. Lo que realmente hace nuestro cerebro es "extraer" de su experiencia una serie de reglas generales que luego aplica de manera inmediata cuando reconoce ciertos patrones para poder responder a los estímulos con mayor rapidez.
Es decir, que como toda ventaja y sobre todo, como todo resumen de la información, lleva aparejado un factor negativo, que es la pérdida de parte de esa información en el proceso. Y puede que esa parte de información que nuestro cerebro "obvia" puede ser esencial para interpretar un fenómeno. En el caso contrario nos podemos encontrar con que no disponemos de suficiente información y que el cerebro (nuestra mente), termina por rellenar "los huecos vacíos" con información que por su experiencia ha visto asociada a fenómenos similares, pero que realmente "no existe".

Una vez armados con esta herramienta, vamos a ver cómo es posible que aquellos eminentes ufólogos fueran tan fácilmente engañados, y lo haremos viendo algunos de los muchos sesgos cognitivos que existen.

Sesgo de Confirmación:

El sesgo de confirmación no es más que dar más validez a las pruebas que apoyan tus creencias personales frente a las demás: en el caso de Ummo, lo que se usó fue la "natural querencia" de las personas que fueron contactadas por confirmar la hipótesis extraterrestre en el fenómeno OVNI: recordemos que en los años de comienzo del fenómeno UMMO, la Hipótesis Extraterrestre era casi la única que se tenía en consideración: otras hipótesis posteriores, como la de seres interdimensionales o viajeros en el tiempo no estaban aún en el "imaginario ufológico".

La pregunta correcta sería, ¿podríamos crear un caso UMMO con cada una de las hipótesis actuales que intentan explicar el fenómeno OVNI/UAP?, la respuesta sería que sin duda sí, pero debería seleccionarse muy bien lo que se denomina la "población diana", y éste quizás fue uno de los mayores aciertos de Jordán Peña si se confirma por completo la hipótesis del experimento sociológico.

Sesgo de proyección:

El sesgo de proyección es asumir que los otros comparten nuestro patrón de pensamiento. De tal manera que esperamos que todos obren de la misma manera que nosotros. De esta manera, muchos de los ufólogos que se vieron inmersos en el caso UMMO terminaron por asumir su postura como la única viable, ya que se encontraba "apoyada" por las "pruebas" que tenían. En el momento que alguno de ellos mostraba ciertas dudas, era entonces rechazado por parte del resto del grupo: pero eso es otro sesgo del que luego hablaremos.

Sesgo de observación selectiva: 
El sesgo de observación selectiva es pensar o reflexionar sobre algo en función de lo que consideramos importante: este sesgo está directamente relacionado con la autoestima y la autopercepción.

Nuestros ufólogos "ummitas", una vez que habían dejado claro la importancia del caso, no paraban de referir patrones comunes en otros casos. De hecho, en el famoso caso de los humanoides de Voronez, también se llegó a decir que aparecía el famoso anagrama de Ummo.

Sin embargo, cuando este símbolo aparecía asociado a ciertas sectas o a claros casos de engaños, se llegaba a la conclusión que se trataban de "falsos usos" de ese símbolo y del fenómeno.

Ilusión de serie o Apofenia:

La ilusión de serie o apofenia es uno de los sesgos cognitivos más "famosos", que consiste en ver patrones donde no los hay. Si bien es un sesgo que podríamos llamar "básicos" para el nacimiento de las teorías conspiranoicas, creo que en el caso de los Ufólogos de UMMO comenzaron a ver asociaciones entre avistamientos y otros fenómenos OVNI asociados al caso, hecho que quizás fue en cierta manera aprovechado por Jordán Peña para ir "dirigiendo" a los ufólogos en el sentido que él consideraba adecuado.

Sesgo de atribución:
Este sesgo consiste en pensar que sólo nosotros hemos luchado por conseguir algo, que sólo nosotros lo hemos hecho bien, y que sólo nosotros somos comprensibles y empáticos.

Quizás sea uno de los sesgos que más relacionado está con lo que podemos denominar "el ego", "la fama", "el reconocimiento": creo que todos reconocemos que muchos de los ufólogos que se vieron envueltos en este caso no sólo querían ser los primeros, sino además, los que habían realizado la mayor cantidad de estudios y trabajos con el caso. Así que quizás de manera inconsciente se empezó a crear una competición para ver quién era el más ummita de los ufólogos, quién era el más formado y el que más había investigado.

De la misma manera, quizás ahora estemos asistiendo al efecto contrario, es decir, a los investigadores que quieren atribuirse el hecho de la desacreditación del fenómeno UMMO: es curioso que los sesgos se repitan.

Miedo a la pérdida:

Para mí quizás fuera uno de los sesgos que más pudo intervenir en este caso: afamados ufólogos españoles, algunos incluso con un nombre a nivel internacional, podrían ver "menguada" y atacada su posición y su "nombre".

El hecho de no reconocer su error, a pesar de saberlo, podría haber también influenciado en la persistencia sobre la calidad y causa del fenómeno UMMO en estos ufólogos. Así que la decisión fue, como se decía antiguamente, "mantenella y no enmedalla".

Sesgo de autoridad:
Quizás otro de los sesgos más comunes: tenemos la tendencia a aceptar sin discutirlas las opiniones de las personas que consideramos tienen autoridad, aunque el hecho sobre el que estén opinando no sea parte de su campo.

En este caso, quizás el hecho de que los principales ufólogos de esa época abrazaran sin fisuras la certeza de la existencia de UMMO llevó a todos los demás a aceptar dicha afirmación, sin tener en cuenta otros factores que podrían ponerla en duda. Mientras que un grupo importante, tanto en número como en presencia y peso, de ufólogos mantuvieran la opinión de la existencia de dicho fenómeno, el resto aceptaría la opinión de este grupo como una verdad incontrovertible, pasando a ser un axioma de la ufología.

Sesgo del Observador:

En este sesgo, solemos actuar de manera diferente y realizamos diferentes atribuciones a una situación según seamos testigos o protagonistas del mismo.

En el caso de UMMO, los ufólogos eran los protagonistas del mismo: eran los "contactados": hasta cierto punto habían perdido la objetividad del observador y habían pasado a ser "testigos" del fenómeno: no es lo mismo para un policía el investigar el asesinato de una persona con la que no tiene relación que investigar el asesinato de un miembro de su familia: los sentimientos, las conclusiones apriorísticas, entre otros muchos factores, influyen de manera clara en el juicio de las personas que se ven envueltas en los sucesos: y, evidentemente, lo mismo pudo pasar con los investigadores que se vieron envueltos en el caso UMMO.

Conclusión:

No quiero ser yo el que caiga en más sesgos: lo que he comentado no es más que mi percepción (y por lo tanto, sujeta a sesgos) de la famosa pregunta sobre cómo es posible que personas formadas y con experiencia cayeran en este supuesto entramado: para mí la respuesta es simple: los sesgos, que quizás sean nuestros mayores aliados, pero a la vez son nuestros mayores enemigos.

Gracias si habéis llegado hasta aquí, y la hasta la próxima, que espero que sea más entretenida.








Comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre las pasiones ardientes

La Mala Follá y los extraterrestres gigantes.